Conóceme

Soy Juan Cassá Lombardía, asturiano de nacimiento y malagueño de vocación tras comprobar en mi propia experiencia aquello que reza en el escudo de la ciudad, aquello de “muy noble y hospitalaria”. Después de conocer medio mundo poniendo en marcha proyectos hoteleros, decidí junto a mi mujer, mi gran pilar, fijar nuestra residencia en esta maravillosa ciudad que es Málaga. Y aquí queremos seguir el resto de nuestros días, espero que muchos. Podríamos haber elegido otro lugar, dado que tenemos pequeñas empresas tecnológicas que permiten movilidad. Pero no. Vimos siempre una luz especial aquí, y no sólo la que nos regalan los muchísimos días de sol al año.

Siempre he sido un apasionado de la sociedad civil que huye de lo sectario y busca volcarse en cambiar las cosas. Y hace años emprendí el camino de la política para intentar poner mi granito de arena por darles un mundo mejor a mis cuatro hijos. Estuve en el equipo fundacional de Ciudadanos en Andalucía, atraído por el potente mensaje de cambio y regeneración impulsado por Albert Rivera. No me importaron las puertas frías, los coches que se quedaron por el camino o las jornadas maratonianas. Cuando Cs era sólo un proyecto circunscrito a Cataluña, la ilusión fue nuestro motor. Y hasta aquí hemos llegado en unos pocos años cuando nadie apostaba por nosotros. Imposible era sólo una opinión. ¿Os acordáis?

Ciudadanos es un proyecto cada vez más reconocido por los españoles y por los malagueños. Hemos ganado las elecciones en Cataluña y todos los termómetros nos dan previsiones esperanzadoras. Nadie nos lo ha regalado ni vamos a lanzar las campanas al vuelo, hay que trabajar y trabajar. Creo que la gente agradece nuestra falta de mochilas, nuestra claridad en el mensaje, nuestra valentía y nuestra superación de los vicios de los viejos partidos.

Suárez condujo a nuestro país hacia la democracia y la reconciliación. Felipe transformó el Estado del Bienestar y modernizó el país. Aznar hizo grandes reformas. Tuvieron sus sombras, evidentemente. Pero es que lo que vino después tampoco ha aportado luz.

En Málaga, no ocurre diferente. Pedro Aparicio, madrileño malagueño, cogió una ciudad a medio hacer, con importantes carencias de acerado o saneamiento, sin ordenación urbanística… Realizó una labor incansable para adecentar la ciudad y planificar servicios. Celia Villalobos supo influir en otras administraciones para abordar proyectos como el Palacio de Ferias, la Alta Velocidad, el Plan General de 1997, la urbanización del eje litoral Oeste, los primeros avances para abordar la futura peatonalización de la calle Larios, semilla de las que vinieron después… De la Torre ha situado la ciudad como un referente en materia turística, cultural y la ha enfocado hacia cuestiones como lo tecnológico y las ‘smart cities’. El alcalde ha sabido sacar rédito a la transformación impulsada por el Estado en el aeropuerto, puerto, las autovías o los trenes. Pero creemos el proyecto del Partido Popular para la ciudad de Málaga está agotado, lastrado por la deuda, la indecisión permanente y la falta de efectividad. En los partidos de la izquierda, iniciativas de callejero, muchos palos en las ruedas, más gasto y radicalismo. Su único proyecto es el de tratar de desalojar al PP del Ayuntamiento.

¿Qué proyecto tiene Ciudadanos para Málaga? El primero de ellos es bajar la deuda (ahora se sitúa en más del 81%, unos 500 millones de euros) y dejar de enterrar el dinero de todos en pésimas decisiones. Aquí hemos tirado 21 millones de euros en plena crisis en comprar el antiguo cine Astoria. Y unos 81 en reformar la Tabacalera. Perdimos otros 7 millones con el Museo de las Gemas. Aún hay 160 en convenios urbanísticos sin cobrar. Hay 11 millones anuales en contratos externos de asesoramiento. Vayan sumando. Y luego el PP intentó colocarnos a los contribuyentes otro canon para obras de abastecimiento y saneamiento (ya tenemos el de la Junta, con 38 millones recaudados para que aún no hayamos visto ninguna obra).

Málaga necesita consolidación y descentralización en su turismo; una apuesta desde la primera infancia por las vocaciones científicas; recuperar la vía de la colaboración institucional, aplastada sin contemplaciones por los intereses partidistas de los viejos partidos, el PPSOE; atraer mucha más inversión; una red verde de parques periurbanos y políticas ambientales serias; ser definitivamente ‘pet friendly’bajar la deuda y los impuestos; una administración ágil y más desburocratizada; una universidad privada que complemente a la UMA y revitalice la zona Oeste; un Parque Tecnológico de Andalucía intermodal y que no se estrangule; una Limasa eficaz y sin turbulencias; respuestas sociales para las familias; una solución para los paseos de El Palo y Pedregalejo y el Baneario de los Baños del Carmen y su entorno, y una apuesta por la calidad de vida en nuestros barrios y distritos… Málaga necesita mil y una ideas. Y en eso estamos. En eso estoy, dispuesto a escucharte si me quieres hacer llegar propuestas, quejas o sugerencias.