Conóceme

 

Soy Juan Cassá, un ciudadano como tú, con ganas de cambiar las cosas para que nuestro país salga adelante.

Tengo 40 años, trabajo desde los 21 y planeo seguir haciéndolo hasta que el cuerpo me lo permita. No tengo grandes títulos ni un currículum impresionante, pero sí mucho empuje, ilusión, tenacidad y ganas de trabajar al servicio de los ciudadanos.

A lo largo de mis 40 años he vivido en varios países, tanto en grandes ciudades como en pueblos al borde de la selva. Esto me ha permitido tener una visión amplia y sin prejuicios de la realidad que me rodea, lo que me permite idear soluciones sin ataduras y aprovechando las posibilidades de cada situación.

Estoy casado, mi esposa es argentina y somos padres de 4 niños. La mayor tiene sólo 5 años y el más pequeño aun no ha cumplido un año, con lo cual mi hogar nunca está en silencio 🙂

La opinión

Trabajé muchos años en la industria turística, primero en hoteles y luego en venta de reservas online. Desde hace más de 10 años tengo mi propia empresa, por eso conozco muy bien la problemática del día a día de las pymes y autónomos, principal fuente de trabajo en España.

La verdad es que la política no es algo que siempre me haya interesado. Sin embargo, en los últimos años, debido a mi condición de padre y de pequeño empresario, me descubrí a mí mismo quejándome de muchas cosas y pensando “cómo es posible que esto se gestione tan mal”. Un buen día me cansé de quejarme y decidí tomar cartas en el asunto: poner lo mejor de mí para intentar mejorar la situación no sólo de mi propia familia sino de cada familia de este país.

Soy una persona convencida de que, con trabajo, dedicación y sentido común todos los problemas de este país tienen una solución, está en nuestras manos ponernos a ello. La política debe volver a su fuente natural de poder, es decir al ciudadano. Reconstruir este país desde abajo, con sentido común y con honestidad.

Como ciudadano estoy dispuesto a poner mi máximo empeño en mejorar la realidad de cada malagueño. No tengo pasado político, no le debo favores a nadie ni me ata ninguna sigla. Por eso puedo trabajar con libertad y con un objetivo claro: devolver el poder a la ciudadanía. Las instituciones deben estar al servicio de los ciudadanos, y no al revés. Por eso me he sumado a Ciudadanos, porque es una plataforma política sin ningún pasado oscuro que ate sus decisiones, sino que es un partido donde se pone en el centro de la escena a los ciudadanos comunes, como tú y como yo, que somos los que en definitiva sostenemos al país.

Estoy convencido de que cambiaremos el rumbo de la política en Málaga con trabajo, esmero y sentido común para que cada malagueño tenga la oportunidad de trabajar dignamente y de vivir en un estado de bienestar.